Inicio

Mi vocación de artista nace de la profunda necesidad de expresar sentimiento. El desafio mayor ha sido alcanzar un modo, una técnica que me habilite a expresarme en obras diversas siendo yo misma.

 

Las formas se entrelazan entre si nunca caprichosamente. A veces la sensación es de vuelo, otras de tensión entre fuerzas opuestas. 

 

El movimiento cede a la forma en descanso, sugiriendo dinámica, energía, inminencia de desplazamento,pero siempre sirviendo a una idea que es ante todo de elevación y de libertad interior, fuente de toda energia. Libertad que engendra todas esas virtudes que todo ser humano anhela alcanzar para llevar una vida autentica.Si el espectador viendo mi obra siente algo de esto, mi aventura en solitario valía la pena. 

 

Posteriormente me interesé por la escultura en barro (figurativa).Durante un periodo de más o menos dos años frecuenté un taller de un escultor. Una vez aprendidas las nociones básicas, me dediqué a trabajar sola en mi taller. 

 

Allí nació toda mi obra figurativa. 

 

 

 

 

 

En 1995, por razones de trabajo de mi marido, nos instalamos en Alicante, donde he desarrollado la última parte de mi obra tanto en pintura como en escultura.

Todo esto ha sido acompañado, en paralelo, por un trabajo interno y continuado de búsqueda de mi verdadera personalidad. 

 

Hoy me siento pagada de todo esfuerzo. La creación de mis obras en escultura del último periodo está hecha con materiales de recuperación. Es divertido y enriquecedor dar vida a objetos que de por sí no valen nada.

 

Muchas veces me los encuentro ya hechos; sólo les falta el pequeño detalle que dé vida. 

 

 

El pensar es la respuesta de la memoria, por lo tanto, el pensar nunca puede ser creativo. Solo abordando lo nuevo como nuevo, lo fresco como fresco hay una existencia creativa. 

 

Solo estando internamente libres podemos ser creativos. La libertad interior nace solo cuando la mente ya no posea seguridad para si misma, ni en la tradición ni en el conocimiento. 

 

 

Amar algo por si mismo es libertad. La libertad es una calidad de la mente que engendra el resto de todas las virtudes. El conjunto de todas esas virtudes es Amor.

 

- Krishnamurti -